Las 5 Escaleres más antiguas y exquisitas de la historia

Mucho más que escaleras, son una muestra de grandiosidad, obras maestras de la arquitectura muy adelantadas y arriesgadas para su tiempo de construcción, y símbolo de logro para la humanidad.

 

Entre las más bellas e impresionantes hoy vamos a seleccionar 5:

 

Vamos a comenzar con el Castillo Frances de Chambord

 

En el centro del torreón de este Castillo inspirado en arquitectura italiana, e inscrita en un núcleo hueco, se eleva su inmensa y majestuosa escalera de doble hélice, cuyo extraordinario decorado esculpido es una de las obras maestras del Renacimiento francés y patrimonio de la humanidad.

 

Consta de 2 hélices idénticas y entrelazadas, perfectamente camuflajeadas desde el exterior, cada una de ellas con una entrada y salida distinta al mismo nivel, con un vano común que distribuye la luz en todo su interior, desde el nivel de techo. 

 

En esta escalera, dos personas pueden subir o bajar sin encontrarse, esto por causa de su “mágica” doble hélice, que le permite divisar desde uno de los dos tramos a las personas que toman la otra sin llegar a cruzarse. Se encuentra rematado por las terrazas que ofrecen a la vez el espectáculo de sus múltiples torres. ¿Te parece interesante? 

 

Cada detalle fue pensado por su diseñador y creador, que posiblemente fue Leonardo Da Vinci, pues así lo menciona la tradición, pero no existe prueba de ello.

 

Torre del Mangia, Siena (Italia)

 

Es una antigua torre de campanario medieval, en la región de Toscana, Italia. Fue construida entre los años 1338 y 1348, consta de 88 metros de altura, era una de las torres más altas de la Italia medieval, como símbolo de que la iglesia y el Estado tenían el mismo estatus. La torre es visible desde todos los puntos de la ciudad. 

 

Esta torre, posee paredes de unos tres metros de espesor, y una escalera de caracol de unos 400 escalones, desde cuya cima podés apreciar la vista de la ciudad entera. 

 

El diseño es obra de los hermanos Francisco y Minuccio Arezzo Rinaldo, bajo la dirección de Agostino di Giovanni. 

 

La imposible escalera del Castillo de Hartenfels, Alemania

 

En la ciudad de Torgau se encuentra el Castillo de Hartenfels, una obra maestra de carácter renacentista, gótico y barroco; fue construido sobre las ruinas de una fortaleza antigua, en una de las más bellas ciudades de Alemania. 

 

Su imponente escalera de caracol externa, de piedra arenisca, se consideraba imposible de construir (para su época), porque no tenía ningún pilar central de apoyo, sino se apoyaba sobre sí misma.

 

Palacio Barberini, Roma

 

La escalinata de Bernini y  la escalera elíptica bajo el pórtico de Borromini (de estilo rococó), construidas en uno de los palacios más imponentes del período barroco. Lo inició en 1625 Carlo Maderno, ayudado por Borromini, y lo terminó en 1633 Gian Lorenzo Bernini. 

 

Casa de la Reina, en el Parque de Greenwich, Londres

 

Fue construida en 1616 por el arquitecto Iñigo Jones para el rey Jacobo I, como casa para su consorte, Anna de Dinamarca. 

 

Su escalera es una de las primeras escaleras en espiral geométrica construidas en Gran Bretaña. Cuenta con una balaustrada de hierro decorada con flores. Dicha escalera no posee un soporte central, y sus escalones se encuentran en voladizo, empotrados en las paredes.

 

Las piezas de cada una de estas escaleras muestran el virtuosismo que alcanzaron los grandes maestros del arte de la arquitectura, mostrando plasticidad, expresividad y ligereza en cada una de sus obras.

 

¿Te atrevés a tomar inspiración en alguna de ellas para tu siguiente proyecto?

Escribir comentario

Comentarios: 0